Bienvenidos

MIKE PRODUCTIONS®

COMENTARIOS

line decor
  
line decor
 
 
 
 
 
AL MAESTRO CON CARIÑO

 

AL MAESTRO CON CARIÑO

            Este escrito es dedicado a la Profa. Ma. Guadalupe Pinedo T. por sus 40 años de servicio y su jubilación.

Fue Sub-Directora de la secundaria Foránea #33.

         Después de los padres, es el maestro el que más ascendencia tiene sobre el niño y el joven, saben por igual que su ejemplo marcará para siempre la conducta de sus pupilos.

         Es menester, en este día, hablar de una de las profesiones más elevadas, más digna y no menos sacrificada como lo es la del maestro de escuela en todos los niveles.

         Cuando el maestro inicia su apostolado de la enseñanza, finca todas sus esperanzas en lo que aprendió en las aulas. Sabedor de que el educar es algo así como sacar de la nada; es punto menos que crear, cuando no es sacar del sueño las facultades dormidas.

         Pero el maestro, que ya ha recorrido un camino, así apenas, se ha dado cuenta que la tarea no es tan ligera, que en ocasiones la ingratitud lo tumba, el desánimo lo acosa y la desesperación lo abraza; igual surge de él una fuerza superior que lo impulsa a seguir adelante, que no es otra cosa más que la fe en la misión que se le ha dado.

         Es el maestro el que sabe que en la educación lo que hace por sí mismo es poca cosa, lo que hace que hagan sus alumnos, es el todo. Es que su trabajo es inmenso, exige no sólo el esfuerzo de un día, sino la obra paciente de los años.

         Maestra que culmina su misión, después de toda una vida de entrega ininterrumpida, al poner punto final a su tarea, gira su vista atrás, se dará cuenta que el camino andado con esfuerzo y dedicación no ha sido en vano, porque en él queda plasmado el sello imborrable de su experiencia.

         Verá que sus tristezas se pagaron con algunas otras alegrías, que la ingratitud de alguno o alguna la borró aquel alumno que se despidió diciendo: Gracias Maestro.

         Porque, qué consuelo y paz habrá para un maestro que el cumplimiento de su deber; con la mayor satisfacción escuchará de sus alumnos estas palabras:

         “Tú me enseñaste, tú me aconsejaste, tú plantaste en mi corazón lo bueno en que persevero y perservaré; y lo poco que por Dios y por mi patria hiciere, en adelante, obra tuya será.”

Prof. Ramón Arana

mike@totatichejalisco.com